El precio del buen periodismo

PR08_GLASS_27/03/13_ISTARRUBIO IMG_0674

 

 

 

 
elprecioverdadLa película de Billy Ray, El Precio de la Verdad, basada en hechos reales, cuenta como un joven periodista,  Stephen Glass, protagonizado por Hayden Christensen, empieza a trabajar en una de las revistas más importantes de Estados Unidos, The New  Republic. Y es aquí donde comienza la trama del film. Stephen Glass es un periodista de éxito entre sus compañeros, divertido, sagaz y buen escritor que encuentra los mejores temas publicados por la revista. Todos sus colegas, incluido el director, apoyan al joven periodista en su trabajo y lo defienden contra todo ataque.

Glass escribe una serie de artículos para la revista The New Republic durante algunos de sus números. Hasta que un día, la publicación online Forbes descubre que el artículo “Hack Heaven” parece sospechoso de haber sido inventado.

Hack Heaven

Entonces es cuando comienza la trama de la película, en la que la investigación periodística que desarrolla el periodista de Forbes, Adam Penenberg, explicada y publicada en sus artículos Lies, damn lies and fiction y Forbes smokes out fake New Republic story on hackers donde cuenta cómo va descubriendo poco a poco que el artículo de Glass ha sido totalmente inventado, mediante corroboraciones de información y fuentes, desde personajes inexistentes, empresas ficticias y números de teléfono erróneos que aparecen en las notas del joven periodista de The New Republic.

La revista online pone entre las cuerdas al editor de The New Republic, Stephen Glass y a su director, Chuck Lane que comienza a sospechar de la verificación del artículo escrito por su redactor. La trama sigue con la investigación de Adam Penenberg  y su revista online que llegan a la conclusión de que Stephen Glass ha inventado su artículo y todas sus fuentes. La desconfianza está sembrada y Chuck Lane conduce a Stephen Glass hacia un callejón sin salida hasta que éste admite que el artículo y sus fuentes son totalmente ficticias. Paso a paso, el director de New Republic y el redactor, repasan todas las pautas, escenarios, fuentes, personajes y citas del artículo y ningún dato resulta ser verdadero. La consecuencia: el despido de Stephen Glass.

El film también representa el papel que debe cumplir un director de una publicación, gracias al papel que interpreta Peter Sarsgaard como Chuck Lane. Y es que además de defender a sus redactores debe verificar que cada uno de los artículos que salgan publicados sean correctos y ciertos.

La trama pone en entredicho los medios tradicionales de EEUU y la forma de corroborar un artículo, a veces con las propias notas del editor, que en este caso también resultaban ser inventadas, y destaca la importancia y el papel fundamental de los medios digitales, que poco a poco han ido creciendo en su rigurosidad y aumentando su credibilidad. Es una batalla que siempre ha existido desde la aparición de los medios digitales, entre la credibilidad de los medios tradicionales y los medios publicados en internet. Y es que, esta película rompe una lanza a favor de la credibilidad de los medios digitales y el poco rigor que a veces, sufren los artículos escritos en los medios tradicionales con el claro ejemplo de la serie de artículos inventados y publicados por Stephen Glass y corregidos y corroborados por la publicación The New Republic.

Cinco conclusiones:

–          La guerra entre periodismo tradicional y nuevo periodismo online empezó con las primeras webs de información desde el nacimiento de Internet. En este caso, la película pretende va más allá de desenmascarar a un periodista que ha inventado los artículos para una de las revistas más prestigiosas de EEUU. El trasfondo del trabajo de investigación llevado a cabo por Forbes es demostrar que la rigurosidad y la verificación de los artículos de la prensa escrita tradicional, también fallan.

–          En los medios tradicionales la corroboración de los artículos, cuando no hay datos oficiales, simplemente son las notas de los propios autores. Esto puede facilitar la invención, si no total, parcial de cualquier pequeño dato o fuente, con lo que no se puede comprobar al 100% que todo sea cierto, por muchas vueltas y por muchas manos por las que pase el artículo antes de darle el visto bueno definitivo.

–          El trabajo de investigación llevado a cabo por Adam Penenberg  en la revista Forbes es un caso dado por una casualidad en la que su director le pidió explicaciones del por qué no se había enterado de un suceso. Esto refleja la competitividad periodística que sufren día a día los medios tanto digitales como tradicionales.

–          La película también refleja la ética profesional del periodista. No solo brilla por su ausencia en el caso de Stephen Glass, quien aconseja y corrige a sus compañeros cuando las fuentes no son fidedignas o los datos no son totalmente correctos, si no en el caso del comportamiento del director de New Republic, Chuck Lane, quien debe elegir entre defender a su redactor o seguir la investigación por su cuenta para descubrir si éste había inventado algún artículo más, aunque fuera criticado por todos sus compañeros.

–          La simplicidad de la investigación llevada a cabo por Adam Penenberg en Forbes, destaca el tremendo error que comete Stephen Glass en inventarse totalmente un artículo, y es que el periodista de la revista online simplemente tuvo que comprobar fuente por fuente y lugar por lugar para descubrir que todo era mentira por lo que demuestra que los medios tradicionales también cometen graves errores, pero lo argumenta con un caso muy sencillo a la hora de investigar: comprobar datos más allá de las notas del redactor y atacar al escritor hasta que confiesa.

¿Rigor, verificación y buen periodismo son sinónimos de medios tradicionales? 

Rigor, verificación y buen periodismo no son sinónimos de medios de comunicación tradicionales, y es que puede que en los comienzos de Internet y sus medios online, la web diera lugar a información más amplia para el usuario y páginas con información falsa o errónea que llevara a éste a un estado de confusión y desconfianza. Pero con el paso del tiempo y la modernización de los medios online, el rigor y la verificación se han ido afianzando gracias al trabajo exhaustivo que han realizado correctores y periodistas para vender una información no contaminada por internet.

Pero en la actualidad la cuestión deja de ser si los medios de comunicación tradicionales realizan mejor ejercicio de periodismo que los medios online. La cuestión es que en la actualidad todo medio está contaminado por sus fuentes de interés. Cada uno de los periódicos o revistas ya sean impresos o publicados en la web, se dejan influir por sus fuentes y por aquéllos que poseen el dinero, y es que el periodismo dejó de ser una corriente para informar al público, ahora es una manera de entretener y guiar las opiniones de los lectores hacía aquella dirección que el gran empresario quiere.

Por lo tanto, la pregunta es ¿rigor, verificación y buen periodismo son llevado a cabo correctamente por los medios de comunicación actuales?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s